Ejercicio revisa tu vida

Actualizado: sep 16

No os obcequéis con aquello que os falta en la vida. ¿Qué tenéis hoy que no teníais ayer? ¿Y hace un año? En mi caso, hace un año acababa de comenzar de Detribu. Me recuerdo con mucha pasión, con mariposas en el estómago, ilusionada, creyendo cien por cien en este proyecto que estaba comenzando y que sabía era mi propósito en la vida. Detribu es una comunidad que ayuda a elevar el nivel de consciencia a través de diferentes herramientas y hábitos.

Os quiero proponer un ejercicio. Cerrad los ojos y pensad sobre lo que estabais haciendo hace un año; recordad cuáles eran vuestros objetivos, qué os ilusionaba en aquel momento, qué personas os acompañaban, cuál era vuestro estado de salud o cómo estaban las finanzas.


Después de realizar este paseo por el pasado, observad qué cosas han cambiado; ¿qué objetivos de los que teníais entonces habéis conseguido y cuáles no? ¿Estáis donde pensabais encontraros hace un año? ¿Siguen las mismas personas a vuestro lado o llegaron otras nuevas? ¿Habéis perdido el foco en algo que desearais lograr? ¿Qué hechos hacen que hoy os encontréis donde estáis? Analizad.


El camino que he recorrido este año ha estado lleno de sentimientos encontrados; había días que me sentía llena de amor, de pensamientos positivos, de confianza. En otros momentos, me sentía fracasada, incapaz, débil, inútil. Me duele incluso escribir estas palabras porque veo la dureza con la que me puedo llegar a tratar. Hace días le decía a alguien: “si ves lo dura que soy con los demás, imagina lo dura que soy conmigo misma”.


¿Estoy dónde pensaba estar? Bueno, lo que puedo decir es que muchas de mis expectativas no se han cumplido o no he trabajado lo suficiente para que se cumplan. Aún así, durante este año han pasado cosas fascinantes que deseaba cinco años atrás y de las que cada vez me encuentro más cerca.


Mi conclusión es que siempre que nos sentimos mal, que nos maltratamos, que nos deprimimos, desilusionamos o desmotivamos es porque ponemos el foco en aquello que no tenemos o no hemos logrado y dejamos de lado lo que sí tenemos y sí conseguimos. ¿Por qué será que las personas dejamos que nos condicione más aquello que no es como queremos que todo lo bonito que nos acompaña?


Estas últimas semanas me he sentido desconectada. Necesitaba pararme y revisar mis objetivos, revisar mi vida. Desde el amor, he sido capaz de anotar todas las cosas buenas que me acompañan y definir los objetivos que aún tengo pendientes.


Revisar tu vida periódicamente te ayudará a evitar el estrés, la ansiedad, el agotamiento o el 'burnout'. Un ejercicio como el que te acabo de proponer te hará consciente de las cosas buenas que hay en tu vida, de aquello que has conseguido. También te ayudará a definir los planes para alcanzar tus metas y objetivos.