Día 5, 19 de marzo

Hoy es el Día del Padre. Todos hemos escrito a papá para felicitarlo, sigue por Colombia. Está bien allí. Si el destino o lo que quiera que sea ha querido que le toque esta cuarentena en el centro, es por algo bueno, seguro.


También es el cumpleaños de mi tía Lolita, la mujer de mi tío Juanito, el hermano de mi padre. Yo he sido la primera en felicitarla de la familia de los Pérez, por el grupo de Whatsapp. Este año, todo este tipo de eventos sociales serán diferentes. A los que les toque celebrar su cumple de confinamiento, lo recordarán muy bien y podrán contarle a sus nietos -como se suele decir- cómo vivieron su 40 cumpleaños en tiempos de coronavirus. El cumpleaños más cercano que nos toca aquí, en la urbanización, es el de Celia, el 7 de mayo, aunque espero que para ese entonces lo celebre como quiera, pero fuera, al aire libre.


Tobi continúa sin dejar que lo curemos. La desesperación sigue. Una hora y pico para poder echarle algo de suero y ponerle un poco de crema.


Hoy he leído sobre cómo afecta este nuevo virus al cuerpo humano. Todavía no se sabe del todo cómo lo daña y queda mucho por descubrir, pero los expertos aseguran que, en ciertos casos denominados graves, puede actuar y modificar el funcionamiento de nuestro organismo.


Los coronavirus emergentes como el SARS y el MERS pueden hacer mucho daño si se lo proponen. Ya no hablamos de una gripe -comparación a la que se hizo alusión numerosas veces antes de que se desencadenara la tormenta por la Covid-19 aquí en España-.


También leo a un epidemólogo de la Universidad de Hong Kong, señaló hace varias semanas que si no se controlaba el virus podía afectar al 60 por ciento del planeta. Perplejidad. Los coronavirus son enfermedades respiratorias que afectan a los pulmones, concretamente, penetran en la célula del alvéolo pulmonar y la mata. La Organización Mundial de la Salud dijo que la enfermedad ataca a los pulmones en tres fases: replicación viral, hiperreactividad inmune y destrucción pulmonar.


En estos momentos, podríamos dividir en cuatro grupos a las personas infectadas por el virus según los síntomas que presentan; primero, se encuentran los asintomáticos; segundo, las personas que sufren síntomas leves como fiebre, tos y dolor de cabeza; el tercer grupo, que son la mayoría de personas, presentan cuadros más graves parecidos a los de una gripe con fiebre, tos, dificultades respiratorias, dolores musculares, dolor de cabeza y por último, el cuarto estrato, que desarrollaría una neumanía letal por la Covid-19.


El tratamiento para el virus, que está trayendo por la calle de la amargura a los sistemas sanitarios de todo el mundo, implica oxígeno suplementario y ventilación mecánica para los casos más graves, aunque no hay un tratamiento específico aún al que atenerse. En eso estamos. El problema está en que no hay suficiente material para atender a tantas personas a la vez en los hospitales y están colapsando. Cada vez surgen en los medios más informaciones sobre medidas para prevenir la infección por coronavirus además de la súper difundida 'lávate las manos con agua y jabón'. Leía que es importante no tomar ibuprofeno, sólo paracetamol. Al parecer los antiinflamatorios pueden agravar la infección.

Policía local en la urbanización durante el confinamiento en España por la Covid-19.
Policía local en la urbanización durante el confinamiento en España por la Covid-19.

La Policía Local ha aparecido en moto justo al lado de nuestra piscina, dentro de la urbanización. Ha sido sorprendente. ¿Cómo han entrado? ¿Quién les ha abierto la cancela? La urbanización es un lugar privado. Han venido para llamar la atención a unos niños pequeños que estaban jugando al fútbol y al baloncesto, al parecer, eso también está prohibido ahora. La cosa está muy seria. Y más serios se han puesto los locales cuando han empezado a discutir con algún vecino y a chillar que ya van 800 muertos, que qué hay que hacer para concienciar a la gente. Mi hermana también ha comenzado a discutir. Dice que le parece fatal que en un recinto privado no puedan jugar cuatro niños al baloncesto cuando sólo somos 20 vecinos. Mientras, en el edificio de en frente, trabajan 50 obreros todos los días. Eso a nadie le interesa pararlo. Creo que ha sido el fin de las actividades en la urbanización. Sólo sacar a Tobi. Se lo hemos contado a la familia y mi hermano asegura que habrá sido algún vecino quien los ha llamado. Vicente, el administrador de la comunidad, a quien mi abuela llamó para cotillear, asegura que no tenía ni idea de lo que había pasado.


En Emiratos Árabes, en Dubai, el Burj Khalifa, el actual edificio más grande del mundo, se ha iluminado con la bandera de España en muestra de solidaridad para con España y los afectados por la Covid-19. Han publicado unas imágenes muy bonitas en señal de fraternidad entre ambos países.

La abi tiene síndrome de abstinencia por no poder ir al Hipercor, no se había preparado para este confinamiento. Le hemos hecho ver que no hay posibilidad ahora mismo de que pueda ir, que tendrá que esperar y hacer la compra por internet.