Día 11, 25 de marzo

Me ha vuelto a parar la Policía Local en la calle. Esta vez iba a sacar el dinero de la pensión de mi abuela y a hacer la compra. Me han preguntado que a dónde iba y mi lugar de residencia. Les he dicho la verdad y me han dejado seguir, aún así el resto del camino he intentado ir tranquila, pero no me dejaba la sensación de que me podían volver a parar, que estaba haciendo algo malo.


Imagen tomada por mi padre en Colombia y que me envió por aquellos días de cuarentena.

Desde Italia llegan noticias de que la cuarentena por esas tierras podría ampliarse hasta el 31 de julio. Lo han publicado varios medios serios pero en ninguno citaban la fuente de tal presagio. Da que pensar e incita a la desesperación, mientras no sepas cuándo se va a terminar la cosa, mejor. Si conoces que es un tiempo mayor al que esperas puede empezar a cundir el pánico. Así que yo me mantengo en mis treces y vivo el día a día, con esta maravillosa rutina que me he implantado.


Por otro lado, Donald Trump, el presidente de EEUU, ha dicho que espera que para el 12 de abril las empresas vuelvan a estar operativas con normalidad y eso con los datos que se están manejando a día de hoy en su país. No sabemos nada, como decía Sócrates, entonces ¿para qué suponer? He oído que un alto funcionario del Vaticano, que comparte la residencia papal, está infectado. Esperemos que no llegue a mayores, no quiero ni imaginar qué pasaría si al Papa le entrara el virus.


Mi hermana y yo nos hemos dedicado hoy a la relajación con una práctica de bodybalance de la marca Les Mills grabada en los hermosos parajes de Nueva Zelanda. Tiene que ser maravilloso poder perderse unos días entre esas montañas, esas aguas. Sobre todo ahora; se me presenta como un sueño lejano, la verdad, pero siempre con la esperanza de que puede realizarse. La música invitaba a respirar y a soltar todas las emociones negativas, a dejarse llevar con el flow. Qué placer.


He hablado con mi madre y no se encontraba del todo bien, decía que había amanecido regular, estaba un poco cabreada con el mundo. Se le pasará pronto. Creo que necesita hacer una buena compra y prepararse un plato rico que a ella le guste. No creo que sea fácil llevar esta cuarentena sola. ¿Cómo la estaría llevando yo? Mi mente me dice que bien pero en realidad no sé cuál es la verdad. No lo podría decir con total seguridad.


Con mi padre no he hablado. Lo último que me contó es que estaba preparando comidas para uno de los trabajadores de campo del centro en el que se encuentra y para él. También limpia. Me imagino que está entretenido y luego tiene que atender los emails y trabajos del periódico, que no son pocos.

Estoy súper contenta. Recibí antes de los previsto mi libro 'Los secretos de la mente millonaria' y en cuanto estuvo en mis manos, no pude evitar leer un par de páginas. Aconseja su propia autor que más que leerlo hay que estudiarlo, aprenderse las lecciones. Estoy entusiasmada con eso. Sólo hago pensar que hace diez años no me hubiera planteado leer un libro así, ni muchos otros que leo en la actualidad, no creería en lo que dicen. Pero ahora, que la mayoría de las cosas que aplico me funcionan, estoy asombrada por esta magia que recién empiezo a conocer, y solo quiero más. Eso sí, solo hablo de esto con las personas a las que verdaderamente les interesa, no todo el mundo es receptor de estos mensajes.

DETRIBU

  • YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Pinterest
  • Instagram
  • Facebook icono social
  • Twitter

©2020 por DeTRIBU. Creada con Wix.com