¿Cómo empezar bien mi día? Rutina y consejos

Actualizado: 15 de oct de 2020

Empezar bien el día no garantiza que durante la jornada no vayan a pasar cosas que nos perturben, pero sí te digo que va a afectar a cómo tú reaccionas a ellas de manera positiva. ¿Sabes el dicho de “hoy te has levantado con el pie izquierdo”? Pues es así. No estoy descubriendo nada que no se supiera. La verdad detrás de este dicho es que si empiezas mal el día, tienes muchas papeletas de que acabe igual. Imagina qué pasaría si te aseguraras de empezarlo bien. Eso es lo que te propongo en este post.

¿En qué influye empezar o no empezar bien el día?

Lo primero y principal es que empezar el día sin tranquilidad y sin conectarnos con nosotr@s resulta en falta de bienestar interno, falta de ánimo, ansiedad o estrés. Nuestro sistema nervioso es como una ciudad en la que van sucediendo cosas, por ejemplo, imagina un día con mucho tráfico. Igual nos pasa a nosotr@s, vamos recibiendo estímulos a lo largo del día, vamos de una situación a otra. Ahora bien, si nuestra ciudad interna no está preparada para aquello que tenga que suceder y hacer que fluya, aparece el caos y eso es lo que provoca la falta de bienestar. ¿Qué puede producir esto?

Irte a dormir después de un día en el que te has fallado a ti mism@ y no has actuado acorde a tus valores.

Irte a dormir sin hacer la digestión o después de una comida copiosa o poco saludable.

Dormir mal o estar cansad@.

Levantarte con prisas, con conversaciones que requieran más de un saludo de “buenos días” o “cómo estás” o con ruidos de televisión o radio.


A veces resulta complicado reponerte de una mala mañana, pero lo puedes intentar o tenerlo en cuenta para el día siguiente.

Consejos y rutina para empezar bien el día

Cenar bien, ni mucha cantidad ni comidas poco saludables.

Acostarse después de, como mínimo, una hora y media de haber cenado.

Agradece al menos tres cosas que te hayan pasado en el día -aunque no haya ido muy bien-.

Levántate antes de que amanezca.

Procura que el espacio donde vas a pasar la siguiente hora esté en silencio o con música suave de fondo y, si te gusta, añade el olor de una vela, alguna planta o incienso.

Desarrolla una rutina de cuidado facial -también aplica para los hombres, recordad que la piel es igual en ambos sexos-. La que yo realizo incluye limpieza de ojos, nariz, dientes, la piel de la cara con agua y jabón, tónico, serum y crema -también para el contorno de los ojos-.

Dedica los minutos que puedas a meditar o hacer alguna postura de yoga y no olvides fijarte un propósito para el día y mencionar alguna afirmación -en mis redes sociales encontrarás afirmaciones diarias-.


Lee cinco o diez minutos sobre algo que te motive e inspire.

Toma un vaso de agua en ayunas, el cuerpo se deshidrata durante la noche, a mí me gusta añadirle limón pero aquí puedes encontrar otras opciones de zumos y bebidas para tomar en ayunas.

Disfruta del ambiente que has creado durante tu desayuno, come conscientemente.

Organiza el espacio donde más tiempo pasas, haz la cama, recoge aquello que no te dio tiempo la noche anterior.

Sigue con tu día sin olvidar tu propósito y tu afirmación pase lo que pase.

DETRIBU

  • YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Pinterest
  • Instagram
  • Facebook icono social
  • Twitter

©2020 por DeTRIBU. Creada con Wix.com