¿Cómo comenzar a llevar la vida que yo quiero?

Actualizado: 15 de oct de 2020

Atención: Antes de leer este texto ten en cuenta que está escrito de acuerdo con las experiencias de vida de la fundadora de DETRIBU y con lo que ella ha conocido, puede haber diferentes visiones sobre un mismo tema dependiendo de las vivencias de las personas. Todas se respetan y se escuchan.


¿Te has preguntado alguna vez qué quieres en la vida? Seguro que muchas pero, ¿has encontrado la respuesta correcta? Te pondré un ejemplo. Yo, Marta, soñaba muy a menudo con una casa ideal, con un hombre perfecto, una familia, dinero para poder comprar lo que quería, viajes, ‘un mundo ideal’, como la canción de Aladdin. El problema es que, si no te lo han dicho ya o lo has descubierto por ti mism@, en la mayoría de las ocasiones, como he recalcado en gran parte de mis posts, la vida no es como la pintaron en los dibujos animados y ese ‘mundo ideal’ no cae del cielo sino que lo construimos cada uno de nosotr@s. Además, está basado -el mundo ideal- en falsas creencias que, si despertamos, descubriremos en la edad adulta que no traen la felicidad.

No esperamos a la pareja ideal, trabajamos solos o en pareja para tener relaciones sanas, que prosperen y nos acompañen en nuestro camino de vida.

No espero ganar la lotería, en cambio, estudio cuál es mi patrón financiero y por qué el dinero tal como entra en mi bolsillo sale y no permanece. Leo sobre inteligencia financiera para aprender a crear ingresos y controlar los gastos. ¿No te has fijado que cuanto más tienes, más sueles gastar? ¿No sabías que la gran mayoría de la gente que gana la lotería a los pocos años está igual que antes o en peor situación?

No me quejo de un trabajo que no me motiva, busco mi talento, mi pasión, mis habilidades y si no encuentro un trabajo acorde con mis expectativas, lo construyo. Hoy en día hay herramientas suficientes en Internet para crear una marca personal con mínima inversión. Si hay pasión, estoy convencida de que vas a triunfar.

La lista de los yo quiero y los yo no quiero

Dicho esto, ¿qué es lo que tú quieres? No puede ser algo que dependa de la voluntad de otr@s, es más, lo que tú quieres no puede ser algo que dependa de otra persona, solo tú puedes llegar a ello. Así que te propongo que te hagas esta pregunta, la escribas y sea cuál sea la respuesta intentes describir cómo puedes llegar a ello sin importar terceros asuntos, ahora mismo sólo te encuentras esbozando un plan.


Después, te planteo que escribas qué es lo que no te gusta de tu vida, o qué haces que te lleva a sentirte mal. Ejemplos pueden ser fumar, beber, dormir más de la cuenta, gastar más de lo que debo, las discusiones con mi pareja. Es importante que en el momento que te encuentras tengas claro las cosas que quieres y las que no quieres. Una vez escrito y hecho, comienza a deshacerte del equipaje de más -los yo no quiero- poco a poco, uno a uno, sin prisa pero sin pausa, recordando cada mañana cómo te hacen sentir y el porqué los quieres fuera. Cada noche, agradécete a ti mism@ el haberlos mantenido lejos de tu día.


Los comienzos de Marta

Uno de mis problemas siempre fue el cómo me veía a mí misma físicamente, había tenido sobrepeso en la niñez y en la temprana adolescencia y por mi constitución tengo tendencia a engordar, el problema es que amo comer y me encanta la comida basura, lo admito. Además, creo que en algún momento de mi desarrollo vi la comida como calmante de mi ansiedad y, aunque ahora intento hacerlo con más mesura, engullía. Cuando adelgazaba era simplemente porque no me encontraba bien conmigo misma, porque tenía malos hábitos y no alimentaba a mi cuerpo correctamente. Entonces, después de años de ahora estoy a dieta, ahora salgo a correr, ahora me meto 2.000 calorías, decidí apuntarme al gimnasio, y me apunté porque tenía claro que tenía que cambiar cómo me relacionaba con mi cuerpo y cómo lo trataba. Que mi apariencia física era muy importante -para mí-.


Escogí mi primer gimnasio porque ofrecían clases de danza del vientre y hacía poco había presenciado un espectáculo que me había encantado. Y pensé “quiero hacerlo”. A los pocos meses ya no hacía danza del vientre, había encontrado otras clases que me motivaban mucho más y casi que tenía que pasar una catástrofe para que yo me saltara mis horas en el gym. Ya no se trataba solo de cumplir con un objetivo sino de que el tiempo que pasaba allí era sólo para mí, en mi propio beneficio y en el de nadie más, no había interrupciones y tras el ejercicio se mantenía la promesa de que me iba a encontrar mejor de como estaba cuando lo había empezado, aunque no pasara nada que subrayar. Además, me di cuenta de que, aunque durante lo que llevaba de vida el ejercicio físico no había significado un aspecto destacado, se me daba bien, cogía el ritmo rápidamente y poco a poco iba mejorando. Estaba empezando desde cero. Y a día de hoy, después de años aún no me encuentro donde quiero pero sé que estoy en camino y me siento orgullosa de todo lo que he logrado porque estoy a años luz de donde estaba. Como mucho mejor, aunque también me permito aquello que se me apetece, y tengo una fortaleza tanto física como mental que me resulta asombrosa.

Este fue el primer cambio significativo que introduje pero fueron llegando más conforme iba avanzando en mi crecimiento personal -y que os contaré en otros posts-.

Me gustaría saber por qué decidiste que querías cambiar tu vida y cuáles fueron tus inicios para que otras personas que se encuentran en este punto puedan aprender y apoyarse en tus experiencias. Aquellos que todavía no se han animado también pueden comentar más abajo qué les frena o qué necesitan para comenzar.

DETRIBU

  • YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Pinterest
  • Instagram
  • Facebook icono social
  • Twitter

©2020 por DeTRIBU. Creada con Wix.com