Cómo combatir las consecuencias provocadas por la pandemia de Covid-19

Actualizado: feb 1

La pandemia de Covid-19 ha cambiado nuestra manera de vivir, no hace falta mencionar aquí muchos datos para darse cuenta de ello. A veces me pregunto si, como todo en esta vida, no lo estábamos buscando, y quiero subrayar que este texto no pretende ofender ni faltar al respeto a nadie que haya o esté sufriendo la enfermedad, creo que tod@s estamos sufriendo por lo que está ocurriendo -cada un@ en su medida-, siempre uso mis oraciones y meditaciones para mandar mi energía a las personas que lo necesiten. Me refiero que he comprobado en mi experiencia que cuando buscas o pides algo y te esfuerzas por obtenerlo de una u otra forma se acaba manifestando. Y creo que la manera en que vivimos, lo desconectados que estamos de la natural y lo conectados que estamos a lo virtual ha influido y mucho en que llegara una pandemia que nos diera más tiempo para estar con el móvil, los videojuegos, la tele o para replantearnos qué hacemos con nuestros momentos; tu vida está compuesta por cada segundo y a qué lo dedicas. Es un punto de inflexión y cada un@ decide en pro de qué lo va a utilizar.


Mi planteamiento ha sido que el tiempo que paso conectada al ordenador y al móvil lo voy a dedicar a desarrollar mi propósito de vida; una comunidad donde tod@s los interesad@s en el desarrollo personal y el bienestar puedan unirse, debatir y ayudar a más personas a mejorar su estilo de vida, más que potenciar una marca personal, me gustaría aunar a la sociedad en este propósito que para mí ha sido milagroso. Confío en el Universo y espero que me apoye en este proceso hasta que pueda ver los beneficios en todos los sentidos del proyecto.

Hombre camina con mascarilla en tiempos de coronavirus.

Además de todos los fallecidos y enfermos que ha provocado y está provocando la pandemia -todas mis fuerzas con ell@s-, hay otra serie de cuestiones por las que nos estamos viendo afectad@s a raíz de la Covid-19; rupturas de pareja, pérdida del empleo, crisis existenciales, malestar corporal, un familiar enferm@, estrés o malas relaciones familiares.

Más abajo te propongo unos tips para afrontar cada una de estas situaciones. Recuerda que la responsabilidad, actitud y aceptación son claves para convertir estos "problemas" en oportunidades para mejorar tu vida.

Has roto con tu pareja. Estar tranquil@, la vida sigue y hay tiempo para que puedan suceder otras cosas, nada se empieza ni se acaba en un día y no deberías tomar decisiones o actuar mientras tus emociones estén agitadas sino cuando se han calmado y puedes pensar con mayor claridad. Recuerda que las emociones son nubes que se apoderan de la mente y hasta que el cielo no se aclare no verás las cosas como son.

Por otro lado, en vez de querer retornar la situación por todos los medios, utiliza el tiempo -que necesitas para calmar tus emociones- en pensar sobre la relación, no pienses en la otra persona, lo que está haciendo o lo que siente o quiere, medita sobre lo que TÚ quieres, si tu relación cumplía tus expectativas, tus objetivos de futuro y qué no estaba funcionando para haber llegado a ese punto.

Has perdido tu empleo. Te lo notifican y puedes aceptarlo, resignarte o entrar en crisis. La última es la que menos te aconsejo.


Párate y analiza si era el empleo que querías o era simplemente un trabajo para pagar facturas, qué otras opciones tienes o puedes crear.


Levántate temprano y ejercita el cuerpo y la mente para que las ideas empiecen a fluir. Los primeros dos días no te enfoques en qué va a pagar las deudas, la comida, lo primero es tu bienestar y cuando estás bien, llegan los milagros. Estar mal no te va a devolver el empleo ni hará que el dinero caiga del cielo así que tú eliges. La primera opción te abrirá más puertas que la segunda, pero lo tienes que comprobar por ti mism@.

Tienes un familiar enferm@. Lo que va a suceder no lo podemos saber y tampoco debemos pensar y enfocar nuestra energía en ello. El consejo que te doy es que tanto lo persona afectada como los familiares os mantengáis positiv@s. El miedo solo produce malestar y atrae al objeto temido -por muy raro que os suene a algunos- en cambio, la esperanza, la fe, la alegría pueden hacer que sucedan cosas maravillosas. Sé que en estos tiempos que corren es difícil mantenernos optimistas, pero hay que intentarlo, por lo bueno que pueda suceder. Póntelo como propósito del día, así, cuando se te bajen las fuerzas, podrás recordar lo que te dijiste esa misma mañana.

Malestar corporal. En estos momentos, en algunos lugares, está más restringido el acceso al médico y no es tan aconsejable acudir muy a menudo. Te recomiendo que empieces a incluir algunos hábitos en tu rutina diaria para ver si menguan los síntomas que estás padeciendo. Por ejemplo, puedes probar hacer algo de ejercicio o respirar profundamente algunos minutos -aquí te dejo un link con cinco aplicaciones para empezar a meditar-.


Controla lo que comes, no es bueno que todos los días tomes alimentos con mucho azúcar y calóricos, intenta hacer comidas saludables, más verdura, básicamente, y de la verde.


Estira; si pasas mucho tiempo sentad@, es bueno que hagas algunos estiramientos para la espalda y así no se resienta. En DETRIBU compartimos la base de que las emociones se acumulan en las zonas del cuerpo y, si son negativas, pueden producir malestar e incluso enfermedades, pero estos hábitos mejorarán a que fluyan y que no se queden escondidas en ninguna parte.


Limpia, no sólo tus muebles, el suelo o los cristales, sino también el espacio entre ellos. Puedes mirar en internet qué plantas son buenas y hacer alguna oración para despejarlo de malas vibraciones. Estos mismos consejos los puedes aplicar si estás sufriendo por estrés o ansiedad. Busca algo que te motive y que te haga enfocarte sólo en ti.

Malas relaciones con la familia. Es normal que las relaciones con los familiares se intensifiquen debido a que pasamos más tiempo junt@s en espacios cerrados e incluso ahora, mantenemos más contacto con personas con las que antes no estábamos acostumbrad@s. Aquí es bueno que practiques la comprensión, recuerda que cada persona es distinta y lo que a ti te parece lógico puede que no lo sea para el otr@.


La gente ha tenido diferente educación, cultura y experiencias de vida que pueden hacer que no siempre actúen como nosotr@s esperamos y debemos entenderlo y aplicar la opción de estar calmad@s y evitar crear disputas que, en último lugar, ¿a dónde te llevan más que a crear malestar general?


Presta atención a cómo y por qué dices las cosas.

DETRIBU

  • YouTube
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Pinterest
  • Instagram
  • Facebook icono social
  • Twitter

©2020 por DeTRIBU. Creada con Wix.com